450

Herrajes para puertas correderas: clave para el soporte

Cada día las puertas correderas o corredizas se han convertido en un recurso muy valioso en el diseño y la decoración de muchos espacios en las casas y oficinas porque son de gran utilidad para separar ambientes y hacer un máximo uso del espacio.

Son muy versátiles en el diseño, ya que cada vez las viviendas reducen su espacio, sobre todo en las grandes ciudades que crecen sin cesar, por lo que son un recurso que, cada vez, se irá convirtiendo en imprescindible en las viviendas modernas.

Para su instalación se debe estar atentos a los herrajes, pues es la parte más importante para su colocación. Rieles, poleas y bisagras son parte de este material. Acá te contamos sobre eso.

Qué son puertas correderas

Las puertas correderas, también llamadas puertas corredizas son un tipo de puerta que se abre de manera horizontal con un movimiento de deslizamiento sobre un espacio predeterminado, paralelo al lugar en el que se encuentra. Esto es lo que las diferencia de las puertas batientes tradicionales que se abren de adelante hacia a atrás.

Cuáles son los tipos de puertas correderas

De una sola hoja: Son de las más utilizadas tanto en interiores como en exteriores, poseen una sola pieza que se mueve horizontalmente para abrir y cerrar.

Enfrentadas: Este tipo de puertas correderas poseen dos piezas u hojas, una frente a la otra y se abren desplazando una hacia la izquierda y otra hacia la derecha y se pasa por el medio.

Con una hoja fija: Estas son las que poseen dos hojas y piezas, pero solo una de ellas se desplaza mientras la otra es fija. Por lo general, la hoja que se mueve es más grande que la que queda fijada a sus ejes y no posee movilidad.

Paralelas: Como su nombre lo indica, se desplazan paralelamente, ambas hojas pueden moverse hacia los dos sentidos indistintamente. Se usa en espacios amplios como, por ejemplo,  el salón comedor y también para crear un  acceso entre el salón y la cocina.

Para esquina: Las piezas u hojas de las puertas correderas en la esquina se cierran en el vértice o arista. Se usa en espacios reducidos u cuando se desea mayor amplitud en un espacio. Sin embargo, en lo que se trata de los herrajes es un poco más complicada de instalar.

Telescópicas: Son las que abarcan toda la pared o, mejor dicho, sustituyen la pared, ya que van desde el techo hasta e suelo. Se usan en espacios grandes y dado su tamaño son más costosas.

Plegables: Estas puertas, además de deslizarse sobre sus ejes, se pliegan sobre si mismas. Pueden ser de cualquier material, pero las de vidrio son las más usadas.

Qué son los herrajes para puertas correderas

Se llama herraje a toda la estructura que se usa para fijar las puertas correderas. Son las guías y rieles por donde se deslizan las mismas. Son parte muy importante, quizás la más importante, de las puertas correderas, ya que dependiendo de su correcta instalación se podrá contar con una puerta estable y duradera.

¿Qué accesorios componen los herrajes delas puertas correderas?

1.- Pernios y Bisagras: Son los elementos de fijación para la puerta corredera, sirven para soldar y atornillar y los hay de diversos tipos y en diversos materiales, aunque los más usados son los de acero inoxidable paco o brillantes. Existen los  torneados, de gota, de pala, regulables, de muela, de libro, deslizantes, de 3 cuerpos y de bola.

2.- Poleas y ruedas: son los sistemas que permite que las puertas correderas se deslicen. Se incluyen aquí las guías, cerraduras, topes, rieles, poleas, cremalleras y cajas de polea.

Todos estos elementos se pueden usar en las distintas puertas que mencionamos anteriormente, pues cada una de ellas posee su herraje articular por lo que hay que prestar atención a todos estos elementos técnicos antes de comprar una puerta corredera.