447

Puertas correderas empotradas para decoraciones con sobriedad

Las puertas correderas o puertas corredizas son las puertas que no son batientes como las tradicionales que abren tirándolas o empujándolas, sino que se deslizan de izquierda a derecha con rieles o guías colocadas en la parte superior e inferior.

En otras palabras las puertas correderas son las que se abren o cierran moviéndolas  horizontalmente.

¿Qué son las puertas correderas empotradas?

Las puertas correderas empotradas son las que van colocadas sobre tabiques de Pladur o también se pueden integrar a un  armazón metálico. Son muy estéticas y el acabado es impecable, pero necesariamente se necesita de un especialista para su instalación, ya que requiere de obras para colocarlas.

Diferencias entre las puertas correderas a la vista y las empotradas

Las puertas correderas empotradas y las puertas correderas con rieles o guías a la vista se diferencian básicamente por el tipo de instalación. Las primeras tienen las guías a la vista, mientras que las segundas están integradas por dentro de la pared.

Ambas son útiles, funcionales y estéticas y su elección va a depender del espacio en el que se vayan a clocar y la necesidad y gustos particulares.

Sin embargo, las puertas correderas empotradas son las que se colocan cuando queremos ocultar los rieles sobre los que se deslizan las puertas, por lo que causan menos impacto visual.

La desventaja de instalar una puerta corredera empotrada es que habrá que buscar a un especialista que haga obras para integrarla a la pared y esta solución puede llegar a ser más cara.

¿Cómo instalar una puerta corredera empotrada?

Lo primero que hay que saber es que para colocar una puerta corredera empotrada hay que hacer obras y reformas y antes de hacer esto hay que determinar qué tipo de puerta, modelo y estilo vamos a querer. También hay que calcular y conocer bien el tamaño exacto para comenzar las obras.

Luego de esto y según el estilo y presupuesto vamos a determinar si queremos instalarla con una estructura prefabricada que, por lo general, están elaboradas en acero y se conocen con el nombre de casonetos o armazones.

Pero siempre va a ser necesario realizar un hueco de la pared para introducir toda la estructura. Hay que tener en cuenta que en la pared en la que se va a realizar el trabajo no debe pasar ningún tipo de cableado eléctrico o tubería de agua.

Ya hecho el  hueco en el que se empotrará la puerta se deben instalar las guías o rieles sobre los que se deslizará la puerta. Es de suma importancia que estas se encuentren muy bien niveladas.

Cuando ya se haya instalada la estructura sobre la que se deslizará la puerta, se debe realizar trabajos de bricolaje o albañilería para aplicar el revestimiento y que la pared quede uniforme y perfecta.

¿Dónde pueden instalarse las puertas correderas empotradas?

Las puertas correderas empotradas se pueden instalar en cualquier lugar de la casa u oficina, por ejemplo:

Baños

Habitaciones

Entradas principales con estilo de loft

Entre la cocina o el salón y un patio trasero o lateral

Para crear accesos a terrazas desde una habitación

Para esconder o disimular armarios o alacenas