432

PUERTAS CORREDERAS

Puertas correderas para separar ambiente:

Las puertas correderas, también llamadas puertas-ventanas se han convertido en un recurso de la decoración y el diseño para separar ambientes sin restarles luz y sin parecer una estructura rígida como lo sería una pared, ya que permiten hacer más amplio un espacio al abrirlas, tener privacidad al cerrarlas, además de ser un punto importante para la climatización, creación de atmosferas e iluminación.

Qué son las puertas correderas

Como su nombre lo indica estas puertas están sujetas a un riel anclado en el piso y se abren de manera horizontal sin tener que jalarlas o empujarlas como las puertas de bisagras tradicionales.
Cerradas sirven para separar un ambiente de otro, mientras que abiertas se unen los espacios y se hacen más amplios, además permiten el paso de aire, luz y no son tan duras a la vista como una pared. Resultan, además, mucho más versátiles que esta.

¿Cuales son las ventajas de tener una puertas correderas?

 

Proporcional luminosidad:

Al ser una estructura que se abre y cierra a voluntad se convierten en una especie de tragaluz de un tamaño tan amplio como una pared, lo cual, indudablemente, brinda luminosidad a cualquier habitación, sobre todo si están elaboradas en vidrios y materiales traslucidos.

 

Posibilidad de crear distintas atmósferas:

Si la puerta corredera separa un patio,
terraza o jardín de un salón, con tan solo abrirla podrás integrar los elementos de la naturaleza y el exterior a tu hogar, además permite la entrada de ventilación y la posibilidad de contemplar el exterior como las noches estrelladas o un agradable cielo de verano.

 

Hace más óptimos los espacios:

En estancias reducidas o apartamentos pequeños, las
puertas correderas, a diferencia de las puertas batientes, ahorran espacio, ya que no necesitan áreas específicas para abrirse o cerrarse, lo cual hace que todos los metros cuadrados sean aprovechados al máximo. Además de esto también optimiza el espacio en el que se coloque, ya que al abrirla se ampliara el salón o la habitación en la esté colocada la puerta, mientras que cerrada creará dos áreas totalmente independientes.

 

Fácil mantenimiento:

La mayoría de las puertas batientes necesitan ser lijadas y repintadas periódicamente, igualmente sus bisagras necesitan engrasarse para que no rechinen, pero las puertas correderas solo necesitan ser limpiadas con un paño húmedo y tener un control sobre los rieles en las que está colocada y funcionará de maravilla sin esfuerzos extras.

 

Estructuras prácticas:

Resultan muy convenientes en hogares en los que existan personas mayores, con discapacidad y que necesiten más espacios para movilizarse de un lugar a otro, pues son más amplias que las puertas batientes. También permiten el traslado de muebles y otros enseres con mayor facilidad y movilidad.

 

Desventajas de las puertas correderas:

 

Usarlas cuando es necesario:

A pesar de que las puertas correderas son un recurso
arquitectónico invaluable porque optimizan el espacio en viviendas pequeñas, dejan pasar la ventilación y la luz, hay que ser comedidos en su uso.

 

No aíslan acústicamente:

Si bien separan ambientes, no significan que aíslen el ruido, si necesitas paz y tranquilidad en una de las estancias y en la otra habrá niños jugando, televisores o radios encendidos, las puertas correderas no impedirán el paso del ruido.

 

Son más costosas:

Si bien lucen mejor y son más cómodas que las puertas batientes, también suelen ser más costosas que estas, por lo que necesitarás un presupuesto mayor.
Precios de las puertas correderas
Como ya henos dicho, las puertas correderas son un recurso inmejorable de diseño y utilidad en el hogar. Sirven para separar espacios, permitir el paso de luz y ventilación y crear ambientes con atmosferas únicas en el hogar.

Además, gracias a su variedad de diseños, tamaños, colores y materiales habrá un modelo que se adapte a tu decoración, pues las hay vintage, modernas, de vidrio, de materiales sintéticos, traslucidas u opacas.

El presupuesto tampoco será un problema, ya que sus precios varían desde los 20 euros con la que puedes adquirir en modelo Mycarbon hasta la Windhager que ronda los 160 euros.
Aunque con unos 80/90 euros puedes adquirir una de rango media muy bonita, útil y práctica que se adapte a tu hogar.

 

¿Como elegir una puerta Corredera? Consejos

 

Materiales:

El primer punto a considerar para comprar una puerta corredera es el material. Existen de madera, vidrio, pvc, contra enchapado y otros materiales que combinarán con tu decoración o el estilo que deseas crear. Todo va depender de tus necesidades de luz e intimidad a la hora de elegir una.

 

Tamaño:

Este va a depender de los ambientes que desees separar o si es de pared a pared o solo un trozo de la estancia. El diseño es lo crucial para esto.

 

Precio:

Necesariamente tenemos un presupuesto al cual ceñirnos y por eso debes elegir el rango que corresponda a tus necesidades. Afortunadamente el mercado tiene ofertas muy tentadoras para todos os bolsillos.

 

Instalación:

Dependiendo del modelo existen unas más fáciles que instalar que otras.
Algunas podrás instalarla tú mismo, otras deberás llamar a un especialista para hacerlo. Debes tomar en cuenta esto ya que podría alterar tu presupuesto.