175

Biombos Zen

Los biombos Zen se reencuentran con sus orígenes

Mucho hemos oído hablar de la palabra zen. La usan para nombrar objetos, meditación y hasta decoración, pero, ¿Qué es zen? Pues la palabra deriva de una escuela del budismo mahāyāna. La palabra zen es la abreviación de zenna que es la pronunciación en japonés de la palabra china chánnà, que a su vez deriva de la palabra sánscrita, que significa ‘meditación’. Por lo tanto, cuando hablamos de tendencia zen estamos hablando de buscar la sabiduría más allá de las palabras y de lo que parece racional.

 

 

Las enseñanzas de zen incluyen varias fuentes del pensamiento incluyendo muchas ramas del pensamiento y las artes. El zen emergió desde distintas escuelas budistas y fue registrado primero en China en el siglo VII, luego se dispersó hacia el sur a Vietnam y al este a Corea y Japón. Tradicionalmente se da el crédito de traer el zen a China a Bodhidharma, un príncipe convertido en monje proveniente de la Dinastía Pallava (de India del Sur), que llegó a China para enseñar una transmisión especial fuera de las escrituras, no encontrada en palabra o letras.

 

También hoy arquitectos y diseñadores estudian nuevas formas, empleando materiales procedentes de fuentes sostenibles y abordando la cuestión de la eficiencia energética y el uso del espacio. Se estudian las mejores orientaciones para conseguir confort térmico y se utilizan aromas sonidos de plantas, agua y fuego como potenciadores.

 

 

Biombos en la decoración Zen

Cuando hablamos de decorar espacios usando la filosofía zen hablamos de ambientes funcionales, sobrios, elegantes y confortables.

Lo que se pretende en una casa zen es que podamos movernos libremente sin obstáculos. Para ello, se limitan y seleccionan bien los objetos .Se desnudan los ambientes. El objetivo es crear un espacio que nos relaje y nos induzca a una contemplación serena, se trata de alcanzar el equilibrio espiritual a partir de desarrollar la vida cotidiana en ambientes armónicos y en contacto con la naturaleza.

 

 

En cuanto a la iluminación una estancia zen debe aprovechar la luz natural disponible para incrementar la sensación de espacio y crear una atmósfera tranquila y relajante. La luz define los objetos. Si es intensa, realza su contorno y pone en primer plano sus detalles. Una iluminación más suave con luces indirectas crea espacios aptos para la contemplación, creando una armonía y equilibrio entre el todo y las partes. Es común el uso de materiales traslúcidos como las telas finas, papeles ó cristales filtran la luz para dar a la estancia una atmósfera más íntima, ideal para los momentos meditativos del zen.

 

 

Es aquí donde aparecen los biombos en una de sus formas más auténticas. Los paneles shojis (armazones de madera forrados en papel de arroz) son usados en lugar de paredes o tabiques, pero también se usan los biombos de estos materiales. Así el espacio parece más abierto y la luz llega a las zonas peor iluminadas. Los biombos de madera y cristal traslúcido o escarchado también difunden magníficamente la luz, proporcionando intimidad al separar los espacios. En este sentido, se cumple otra de las características de la decoración zen y es el uso del blanco que dan los cristales y el papel de arroz como protagonistas

 

La funcionalidad y simpleza de los biombos Zen

En la decoración Zen los elementos que se utilicen deben ser funcionales y no solo decorativos: la funcionalidad de cualquier objeto debe ser tan importante como su aspecto y la comodidad es importante en la funcionalidad. Todo en el hogar debe tener una utilidad, aunque solo sea la de ser agradable a la vista de quien lo contempla.

 

 

El uso de materiales naturales, sintoniza perfectamente con la estética de un espacio. En este caso, los biombs de bambú, de madera y papel de arroz, de madera y de cristal son ideales para separar espacios en una casa Zen. Otro de los aspectos que ofrecen los biombos zen en la decoración zen es la capacidad de ser un objeto hermoso, funcional y de líneas simples que aportan armonía a todo el conjunto.

 

 

Además al usarlos de materiales naturales y no sintéticos estamos cumpliendo los pasos que la decoración zen establece. Obviamente, los biombos separadores Zen (al haber nacido en China y haberse hecho su uso muy popular en Japón) van de la mano con la decoración Zen. El mercado ofrece una gama enorme de biombos Zen que se adaptan a tus necesidades y tu presupuesto.